Desempolvando recuerdos…

Es frecuente que acabemos guardando piezas de cualquier tipo que suponen un recuerdo especial y que nos cuesta deshacernos de ellos porque han sido objetos importantes en nuestra vida o que pertenecieron a un ser querido que ya no está, por ejemplo. Pueden ser muebles, joyas, una bicicleta, prendas de ropa…, ¡cualquier cosa! Acaban guardados en trasteros, garajes, cajones y armarios olvidados. Pues bien, ¿que te parecería poder incluir ese objeto amado en tu decoración? ¿Darle el protagonismo que se merece?

Caso verídico: La maleta de mi abuela

»La casa de mi abuela se ha vendido. No me puedo creer que sea la última vez que entro, tengo tantos recuerdos bonitos… Mañana mismo vacían la vivienda, seguramente todo acabe en la basura, así que he venido con mi hermano y mis primos para coger aquello que queramos quedarnos de recuerdo.
Ahí esta, esa maleta. Ainsss…qué de imágenes en mi memoria de mi abuela con su maleta en mano. ¡Qué alegría cuando la veía aparecer por la puerta en sus visitas sorpresa!»

maletas-antiguas

Seis meses después…

»- Cariño, hay que colocar el garaje, ¡esto es un desastre! No sé para que trajiste esto de casa de tu abuela, al final acabaremos tirándolo»
»- ¡Ay no, me muero de pena!»
»- Pero si nunca vas a usar esta maleta…»

Esta situación cotidiana se suele dar mucho. Es difícil encajar en tu decoración muebles u otros objetos antiguos. Pero, ¿y si le damos un toque renovado y original?

mueblemaleta3

puffdescalzador

sillamaletavintage2

Este tipo de trabajos es de mis favoritos. Dar la oportunidad a ese objeto especial de formar parte de tu casa, de verlo cada día, de poder mostrarlo y contar a la gente su historia. ¿Y a ti? ¿Se te ocurre algún recuerdo que tengas guardado que podamos desempolvar?

google+

linkedin

Deja tu comentario