CAMAS DE MASCOTAS

La idea surgió cuando me independicé y me di cuenta que mi mejor amigo «Risto»‘, mi Bulldog francés, no tenía donde poder echarse a dormir. Así que, harto de que me quitase el mejor sitio del sofá, me dije: ¿por qué no fabricarle una cama que sea cómoda para él y que, además, le dé un toque original y divertido a mi salón?

Y pensé en una preciosa cama donde además estaría muy cómodo.

Sin más, hice un boceto y rápidamente me puse manos a la obra.

camaristo

¿Qué os parece el resultado? La verdad es que mi nuevo proyecto tuvo éxito. A »Risto» le encantaba y era la envidia del vecindario.

Ofrecí la idea a clientes y amigos, que no tardaron en encargarme nuevos trabajos. Entonces, inspirado en sus mascotas, de nuevo me puse a »crear». Aquí os dejo algunos ejemplos para que podáis opinar.

La cama de »Tais», una preciosa y presumida Bulldog francés que se pintaba las uñas y dormía con antifaz. Creí que este modelo le iría genial…

cama-orejera

¿Y qué me decís de la cama de »Aniceto»? Un gato con espíritu callejero y gran instinto cazador.

cama-aniceto

Para »Cory», un caniche mimado y blanquísimo, su dueña optó por algo rústico.

cama-rustica

Y para terminar, mi nuevo trabajo: una cama de princesa para una princesa.

»Carla» es una pequeñísima Yorksire que, a pesar de su poco más de kilo y medio, no quería una camita cualquiera.

perdonaquetecortecamamascotacarla

google+

linkedin

Deja tu comentario